El templo in antis

Imagen relacionada con la noticia

Sin duda uno de los elementos arquitectónicos más importantes de esta antigua ciudad es el templo que se sitúan junto a la entrada principal de la acrópolis, ocupando uno de los centros neurálgicos de la población; el llamado templo in antis.
Se trata de un edificio de dimensiones modestas, perfectamente adaptado a la trama urbana, formado únicamente por dos espacios; un vestíbulo y la cella.
El templo, quizás por esta adaptación urbana, carece del habitual podium sobre el que se suelen levantar los templos romanos. En su lugar aparecen tres grandes sillares de arenisca que permiten elevar el edificio sobre la calle.
Se accede al templo por un pequeño vestíbulo, o pronaos, abierto a la calle, que poseía un suelo de opus signinum, un tipo de mosaico, decorado con un dibujo a modo de escamas. La entrada estaría jalonada por dos columnas, de las que se localizaron restos de las basas molduradas, que pudieron haber sido de madera, dando de este modo a la fachada un aspecto monumental.
Desde este vestíbulo se accede a un único espacioo cella. El suelo estaba decorado también con opus signinum y las paredes aparecían enlucidas y decoradas con pintura mural simulando un aparejo de sillares almohadillados, correspondiente a lo que se conoce como primer estilo pompeyano.
Al fondo de la cella todavía se encuentra un podio con sillares de arenisca decorados con una moldura, sobre el que aparecieron los restos de un espectacular conjunto escultórico de bronce. En el interior de la cella, al pie del grupo escultórico, Cabré encontró un ara o altar; el elemento fundamental que da el sentido religioso a este edificio.
Tanto la planta del templo, como las decoraciones, son completamente ajenas a la cultura ibérica; responden fielmente a modelos romanos, lo que vuelve a poner de manifiesto la intensa romanización de esta antigua ciudad ibérica
Durante la Guerra Civil española este yacimiento, debido a la misma situación estratégica que motivó su aparición, fue ocupado por un puesto militar. Tras la guerra, el templo quedó prácticamente destruido. Fue restaurado por Cabré, aunque quedan vestigios de este episodio en los grafitis que se conservan tallados en los grandes sillares de la acera y que ya forman, de alguna manera, parte de la historia de este yacimiento.
lustraciones.
– Foto excavaciones antigua del templo
– Planta del templo según Cabré
– Dibujo o foto de un templo romano in antis
– Foto actual templo
– Foto de algun fragmento de escultura
Junto al panel, en la pared de al lado, se colocará el dibujo de Riart

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar